¿Qué es el MIDI?

Para poder entender qué es un controlador y cómo podemos aprovecharlo al máximo en el estudio, primero tenemos que dar un pequeño paso atrás para hablar del lenguaje informático que hace posible que esta herramienta funcione: el MIDI.

Tenemos que revisar a paso veloz la terminología y los conceptos más importantes que necesitamos conocer para entender cómo funciona un sistema MIDI y poder utilizarlo a través de un controlador.

El significado y el poder del MIDI

¿Qué pasa cuando un piano deja de ser un simple piano? ¿Podría convertirse en toda una orquesta? Aunque un piano tiene menos de cien teclas, imagina qué pasaría si pudieras usar un piano para crear trompetas brillantes, violonchelos cálidos y leñosos, o flautas que suenan como pájaros.

Ese es el poder del MIDI, acrónimo de Musical Instrument Digital Interface. El MIDI puede convertir un piano, o específicamente un teclado, en cualquier instrumento que quieras para que puedas integrarlo en cualquier pieza musical.

El MIDI convierte una acción musical, como presionar una tecla, en un código que la computadora y otros sistemas pueden leer. Este código te permite conectar tu teclado a una biblioteca de millones de sonidos diferentes, lo que pone a tu alcance una orquesta completa.

A continuación veremos qué es lo que hace que el MIDI funcione, revisaremos un poco de su historia y algunos puntos de partida para usar un controlador.

Cómo funciona el MIDI

El MIDI, como ya vimos, es un lenguaje digital compartido por computadoras y algunos instrumentos electrónicos. Las computadoras reproducen los datos MIDI usando un software o algún dispositivo especializado, llamados secuenciadores, que están diseñados para leer la información MIDI.

Los datos pueden componerse en la computadora o ejecutarse en un instrumento musical MIDI, llamado controlador, y luego enviarse al secuenciador.

Antecedentes

Aunque la música y los instrumentos electrónicos ya eran bastante populares en la década de los setenta, cada fabricante usaba su propio lenguaje de programación, lo que hacía casi imposible el uso de instrumentos o sistemas por parte de múltiples fabricantes.

El MIDI fue la respuesta: un lenguaje compartido por todos los fabricantes de instrumentos para que pudieran programar sus equipos. Esto hizo posible que los músicos encadenaran dispositivos de diferentes fabricantes en una sola configuración. Un equipo de diseñadores de varias de las principales compañías de música trabajó en conjunto para crear el lenguaje básico a principios de la década de los ochenta, y el resto es historia.

Señales MIDI

Una señal MIDI contiene una tonelada de información, pero los parámetros más importantes que define son los siguientes:

• El tono de cada sonido, o qué tan alto o bajo lo percibimos.
• La duración de cada nota o el tiempo que dura antes de que se lance la nota.
• La velocidad o el volumen de cada sonido.

Cuanto mayor es la velocidad de un sonido, más fuerte parece. Si tienes acceso a controlador de teclado, presiona una de las teclas lentamente, luego presiona la misma tecla rápidamente. Notarás que el resultado es muy diferente.

Una señal MIDI puede proporcionar información sobre múltiples “instrumentos”, cada uno con su propio tono, ritmo y velocidad: estos instrumentos se denominan canales. Generalmente una conexión MIDI tiene una capacidad suficiente para ofrecer hasta 16 canales individuales.

Por su parte, los secuenciadores reproducen los datos MIDI utilizando bancos de sonido, que son bibliotecas de sonidos sintéticos. Algunos de estos sonidos están diseñados para imitar instrumentos de una orquesta, mientras que otros están inspirados en instrumentos electrónicos.

Además, algunos bancos de sonido incluso presentan efectos de sonido como maullidos de gatos, ladridos de perros y sonidos naturales como truenos. Los dispositivos llamados samplers pueden grabar sonidos y luego asignarlos a un instrumento MIDI. Posteriormente, este tipo de sonidos se pueden reproducir en un secuenciador.

Los Controladores

Un controlador MIDI a menudo se parece a un instrumento musical acústico, como un piano o una batería. Sin embargo, no tiene la capacidad de hacer sonido por sí mismo. En cambio, un controlador MIDI traduce la música que se reproduce en la información MIDI para luego alimentar a un secuenciador para producir el sonido.

Por lo general, el secuenciador es parte integral del sistema del controlador. Aunque también puedes encontrarlo por separado, lo que significa que se encuentra en otra computadora conectada al controlador por medio de un cable.

Ahora lo único que necesitas saber es cuál será el controlador más adecuado para ti. Si eres percusionista o baterista, probablemente preferirás un controlador que te permita percutirlo para generar sonidos. Los pianistas con seguridad optarán por un teclado y los guitarristas pueden incluso buscar pastillas MIDI para sus instrumentos. Solo hace falta echar un vistazo a las opciones que hay en el mercado y elegir la que mejor se ajuste a nuestras necesidades.